En la lejana Spitsbergen

No se debería masticar semillas de Svalbard.

Solo hasta que algún software comience a codificar genes con dedicación de jardinero.

0 notas:

Publicar un comentario